Secretos

Empezó a lamerme los pies y tuve el orgasmo de mi vida

Conocer gente formas me 59913

Nos parezca atractiva o aberrante, la atracción por los pies supone una pulsión que ha motivado por igual a onanistas y artistas. Sin embargo, a la podofilia, como se conoce en modo estricto, difícilmente se le puede denominar fetiche pues este abarca sobre todo el gusto por objetos inanimados. Zapatos y pedicura Ya dentro de la categoría podofílica podemos encontrar numerosas variantes: hay quien se decanta por la simple contemplación de los pies, con o sin zapato, como fuente de placer; hay quien prefiere tocar los pies de su amante, incluso besarlos o lamerlos; y también hay quien se inclina por los dedos de los pies como acicate principal de su libido. Y es que unos pies femeninos de uñas bien recortadas y con un bonito y delicado esmalte pueden cautivar muchísimas miradas. De ahí que también sea uno de los complementos de mujer con mayor tradición en la confección de moda erótica. Unos buenos tacos no solo hacen esbelta la figura: también embellecen el pie. Extrañamente, no resulta habitual encontrar mujeres fetichistas de los pies: en los foros dedicados a este particular, la mayoría de internautas femeninas confiesan no prestar gran atención a los pies masculinos. Sí puede resultarles sexy un hombre descalzo, pero en su conjunto.

EL ESPAÑOL

Como profesional de la Sexología, experimento transmitir a través de levante blog información de calidad sobre la sexualidad humana, las amistades de pareja, los cuerpos sexuados Y desde una perspectiva de género que dé empoderamiento a la mujer. Y normalmente se utiliza de una forma despectiva. Yo me considero una andoba a la que le gustan los pies. Me atrae abundante su forma, que estén cuidados y arreglados, su tacto charming, etc. Para mí, una madama que se cuida los pies dice mucho de ella porque normalmente son los grandes olvidados.

El fetiche erótico más extendido y universal es el de la adoración por los pies humanos.

Así ocultaba el cardiólogo Mauricio su móvil para grabar en la ducha a sus compañeras de hospital La fascinación por los pies de mujer habita en Nacho desde que tiene aprovechamiento de razón. Lo cuenta actualidad después de años de silencio, de desechar relaciones en actuación de lo bellos o denial que fuesen sus empeines, del olor, de la presencia de durezas o callos o de la forma de los dedos. Desde hace cinco años denial le importa reconocer que es fetichista de pies, y levante fin de semana tiene una cita: la fiesta de la Spanish Foot Fetisch, el máximo encuentro mundial de quienes, como él, sienten excitación al admirar, chupar u oler los pies de ellas. El pie óptimo, para Nacho, huele con cierta mesura, tiene los tobillos finos, los dedos bien formados y las uñas lacadas.

Psicología

Y todos tan contentos. La allanamiento de internet en nuestras vidas supuso una auténtica tabla de salvación para muchos fetichistas a lo largo y ancho del mundo. Se acabó la bloqueo. Al menos, no de forma especialmente negativa. De lo contrario siempre es recomendable salir por patas o llamar a la policía… En cualquier caso, si hay un fetichismo claramente inocuo y que cuenta con muchos seguidores es el de los pies. Personas que se vuelven literalmente locas contemplando, manipulando, succionando o interactuando sexualmente con unos pies. Es un decir.

76 77 78 79 80 81 82

Leave a Reply